Nuestra fe escrita en la frente (28 Oct-3 Nov)

 

 

 

 

 

Llevamos nuestra fe escrita en la frente


 

 

Semana del 28 de Octubre al 3 de Noviembre

 

 

 

Comenzamos poniéndonos en presencia de Dios en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

“Llevamos nuestra fe escrita en la frente, pero debemos hacerla estimable por nuestra conducta, por las obras que la honran, conservan y mantienen. Amor de Dios, olvido de nosotros mismos, caridad para con nuestros hermanos, edificación mutua: éste es el testimonio que nos exige  la  fe”  (Buen Padre:  “Sermón sobre la fe»)

 

 

 

Leemos con atención esta lectura del Evangelio de San Lucas:

 

“Dijo a sus discípulos: «Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis: porque la vida vale más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido; fijaos en los cuervos: ni siembran, ni cosechan; no tienen bodega ni granero, y Dios los alimenta. ¡Cuánto más valéis vosotros que las aves! Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un codo a la medida de su vida? Si, pues, no sois capaces ni de lo más pequeño, ¿por qué preocuparos de lo demás? Fijaos en los lirios, cómo ni  hilan ni tejen. Pero yo os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos. Pues si a la hierba que hoy está en el campo y mañana se echa al horno, Dios así la viste ¡cuánto más a vosotros, hombres de poca fe! Así pues, vosotros no andéis buscando qué comer ni qué beber, y no estéis inquietos. Que por todas esas cosas se afanan los gentiles del mundo; y ya sabe vuestro Padre que tenéis la necesidad de eso. Buscad más bien su Reino, y esas cosas se os darán por añadidura” (Lc 12,22-32)

 

 

 

Meditamos con la Regla de Vida SS.CC. (RV 30): 

 

“Actúa por Cristo y su Evangelio buscando sólo el Reino de Dios. Prefiere la calidad espiritual de la acción a la cantidad. Haz explícita, intensifica y refuerza tu intención de trabajar sólo por Dios. Aleja cualquier móvil interesado. No exageres la importancia de las motivaciones naturales: cierta propensión a la satisfacción y a la búsqueda del éxito personal, pueden debilitar tu desinterés. Como signos y pruebas de una verdadera disponibilidad para el servicio del Reino, se pueden señalar: estar más dispuesto a obedecer que a actuar a toda costa; estar preparado para el fracaso que vendrá más tarde o más temprano, ya que el éxito profundo del Reino viene casi siempre acompañado de su fracaso aparente.”.

 

 

Reza pensando en estos textos

 

 

Escucha esta canción:

 

 

 

 

Padrenuestro.

 

 

Oración final:

 

“Señor Jesús, ayúdanos a vivir de una manera digna de la vocación con que hemos sido llamados, con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándonos unos a otros por amor, empeñados en conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz”. PJCNS.

Related