La entrevista: Rocío Romero

  1. ¿Con qué tres palabras describirías tu parroquia y por qué? ?

Familia. Porque como la propia palabra indica nos sentimos una familia. Yo siento que mi parroquia es mi segunda casa y todos las que la forman mi gran familia.

Compromiso. Porque veo gente que dedica su tiempo a los demás, a las distintas necesidades que existen en nuestra realidad. Desde los más pequeños hasta los más grandes. Gente que se complica porque se implica mucho en esta casa de todos.

Alegría. Porque se llena de risas, de buen rollo, de abrazos y sonrisas. Da igual con quien te cruces que te regala buenas palabras y una gran sonrisa. Yo me lo paso genial con los jóvenes (que también con los mayores) pero destaco al gran grupo de jóvenes que somos porque allá donde vamos hacemos ruido y contagiamos alegría.

  1. ¿Qué personas te han marcado a lo largo de tu proceso de fe?

 Podría hacer una lista inmensa…

  • Mi familia, porque desde siempre han caminado a mi lado, respetando mis momentos y queriéndome muchísimo.
  • Mi hermano, vivo reflejo de Dios. Mi amigo, mi hermano, mucho más que todo eso… él siempre está.
  • Paco Pepe desde siempre ha sido reflejo de Dios para mi, antes como un muy buen amigo y ahora como mi pareja. Él me acompaña y me sostiene, camina a mi lado y me recuerda cada día que nos une y nos acompaña a los dos.
  • Destaco a los religiosos de los Sagrados Corazones, en especial a Fernando Bueno. El Señor lo puso en mi camino y él me ha estado acompañando y aún, en la distancia lo sigue haciendo. Personas muy importantes como son Nacho Domínguez, Pablo Márquez, Paco Egea, Padre Paco… Muchos religiosos que me acompañan y me cuidan muy de cerca.
  • Elena Díaz, una amiga, una hermana… algo que no puedo explicar con palabras.
  • Muchas religiosas que también han estado presentes en este proceso de fe y las que también hicieron posible ese verano y ese zarandeo que me hizo situarme y encontrarme conmigo misma y con el Señor. Me vienen muchos nombres…Gema de Paz, Rosario, Bea y Nuria.
  • Mi comunidad “Allmighty-Jah” que me acompaña semanalmente y diariamente muchos de ellos. Ellos me han ayudado mucho y han sido luz en mi proceso.
  • Otras comunidades de la parroquia, mucha gente de la parroquia y de la congregación (si me pongo a mencionar uno a uno… no acabo)
  • La congregación Misioneras Cruzadas de la Iglesia. Otro acercamiento a Dios desde los más pobres, desde los niños, desde un barrio muy necesitado. Un barrio oscuro para el mundo, pero lleno de luz para los que trabajamos en él. Por un mundo mejor, por un barrio mejor, por un acompañamiento de cerca a las familias y a los niños, en definitiva para los pobres lo mejor. Y en cada mirada, cada gesto, cada sonrisa, cada llanto, en cada momento está Dios, haciéndose grande en lo pequeño, haciéndome afortunada de poder compartir este gran proyecto, de recibir sin lugar a dudas… mucho más de lo que doy. Aquí es donde el Señor día a día me muestra mi misión en la vida, se presenta ante mi empujándome a que me entregue un poquito más, a que ame más y mejor al mundo.
  • Amigos de otras congregaciones y de la diócesis que han aparecido en mi vida y han ido dando luz y resolviendo muchas dudas.
  • Muchos amigos que me acompañan diariamente y me ayudan a ver a Dios en lo cotidiano y en lo pequeño.
  • La congregación de Madres de Desamparados y San José de la Montaña de Guatemala, en especial recuerdo a Madre Rosa, Madre Imelda, Madre Belén y Madre Angélica. Ellas me acogieron en su casa, me abrieron su corazón y me dejaron ver lo grande que es el amor de Dios en ellas y en los más pobres.
  1. ¿Por qué crees que merece la pena vivir la fe en grupo? Creo que enriquece muchísimo y lo veo necesario. Me ha regalado muchísimos momentos que sola no habría vivido. Me ha contrastado muchos temas que necesitaba que alguien desde una perspectiva de Dios me los contrastara. Yo he necesitado a mi gente (comunidad, grupos juveniles, compromiso, la gente que comparte conmigo la fe) para poder transmitir y celebrar lo grande que es esto de la fe y lo feliz que me hace.
  1. ¿Qué le dirías a los jóvenes que no celebran la eucaristía habitualmente? Que se atrevieran a confiar. Que no juzgaran el momento antes de experimentarlo y de vivirlo. Pasa que al principio no te llena tanto (o eso crees tu) déjate seducir, déjate llevar y que te invada el amor tan infinito que el Señor nos regala. Juégatela, arriesga y ve.
  1. ¿Qué significa para ti la adoración? La adoración empezó a tomar sentido en mi vida en una convivencia. Sentarme delante del Señor, no decir nada, solo sentarme a contemplar. Es algo que cuesta verbalizar, creo que hay que vivirlo. Un momento donde no hay más, solo tu y el Señor. No es tiempo de hablar, es tiempo de mirar más allá, es tiempo de contemplar lo grande que es esto de la fe, de Dios y empaparte de tantísimo amor. 
  1. ¿Qué sentido tiene preguntarse por la vocación cristiana hoy en día? Para mi ha sido la clave, es lo que ha hecho que hoy esté donde estoy. Vivimos en un mundo donde no es necesario pararse, donde la rutina te invita a vivir sin pararte, sin mirar qué sentido está teniendo tu vida, sin hacer caso a lo pequeño, a lo que realmente es la cuestión importante en la vida… y llega un momento donde la gente se encuentra perdida, no sabe para dónde tirar o está perdida y ni siquiera lo sabe. Creo que es necesario plantearte la vocación para ser feliz. Para saber realmente qué es lo que te está pidiendo el Señor en el trabajo, en los estudios, en la familia, en los amigos, en el barrio… cuando lo descubres y te entregas ahí, en ese momento, se empieza a ser realmente feliz.
  1. En tu opinión ¿qué es lo mejor de la PJV Sagrados Corazones?  La inmensidad de actividades que tiene para los jóvenes (convivencias, campos de trabajo, retiros, pascuas…). El trabajazo tan grande que hace esta congregación por enseñarnos y acercarnos a Dios. Las convocatorias que se hacen cada año para dar a conocer las actividades que se realizan en la parroquia. En definitiva la apuesta por los jóvenes.
  1. ¿Cuál es tu texto bíblico favorito? ? 1 Cor 13: “El amor cristiano”. Sin amor, no soy nada.

 

 

Related