La entrevista: Marina Cornejo

Os presentamos a Marina, una joven de la parroquia El Buen Pastor de San Fernando que lleva muchos años compartiendo su fe con los Sagrados Corazones. Este año acaba con una excelente noticia para ella: en 2017 participará junto con otros seis jóvenes en el voluntariado internacional que tendrá ligar en La India.

 

 

  1. ¿Qué puede aportar un joven de tu edad a una parroquia como la de El Buen Pastor en un barrio como el de Gallineras?  

Sin duda, ejemplo. Cuando sabes que no eres perfecto pero que siguiendo tu camino de fe das visibilidad a la parroquia, al voluntariado y de lo que Dios despierta en ti a otros jóvenes.

En la sociedad actual es difícil que no te juzguen por cualquier cosa, incluso por ser creyente, si a ello le sumamos que nos movemos en un entorno juvenil, se multiplica por mil. Los jóvenes de la parroquia El Buen Pastor creamos una comunidad irrompible donde no caben los prejuicios y donde todos somos iguales porque nos mueve un mismo sentimiento.

  1. entrevista-s-fdo-marina-cornejo-1¿Y qué crees que la parroquia y el barrio aportan a un joven como tú?

Aportan paz, madurez, seguridad y sobretodo ganas de seguir creciendo en tu fe.

Cuando ves la obra de Dios en tu barrio, como en los proyectos de Juego de Niño, Juego de Peque y Jóvenes, donde no se diferencian procedencias, razas ni pobrezas. Cuando quieres más y tienes la suerte de llenarte de vida en una casa como la de “Regina Mundi” donde no hay lugar a la tristeza (aunque “aparente” lo contrario) y cuando Dios te pone en el camino un nuevo proyecto como La India. Todo ello aporta una felicidad inexplicable, que estoy segura que otro joven no podrá experimentar fuera de la parroquia.

 

  1. Estás terminando la carrera de enfermería, ¿qué pinta Dios en tu vocación profesional?

Es uno de los pilares más importantes. Mi futura profesión se resume en la palabra CUIDAR y, ¿quién mejor que él para ayudarme en tal preciosa labor?

Ser enfermera no es sólo sacar sangre o purgar goteros, tratamos con personas que necesitan (en mayor o menor medida) cariño, comprensión y empatía. Y, aunque todo ello lo “enseñan” en la Universidad, el mejor aprendizaje es la propia experiencia, y la mía se cultiva en el voluntariado.

 

  1. ¿Cómo se te ocurrió embarcarte en la aventura del voluntariado internacional en la India?

No se me ocurrió, noté que debía hacerlo y sentí que Dios lo puso en mi camino. Me muero de ganas por vivir una aventura como esta, donde voy sin ideas preconcebidas pero tengo la certeza de que vendré siendo otra persona, sobretodo, mejor cristiana y mejor enfermera.

 

  1. ¿Cómo han vivido tu familia y tu comunidad esta decisión? ¿Qué te dicen?

Mi familia ha sentido un cúmulo de sentimientos, al principio se llevaron las manos a la cabeza pero luego se dieron cuenta que esta experiencia iba a ser enriquecedora para mí. No tomé ninguna decisión sin antes tener el total apoyo de mis padres y mi pareja, tonta de mí, ya que desde el minuto uno me han mostrado su apoyo incondicional.

Creo que mi comunidad me conoce tan bien que se olían que podía tomar esta decisión en cualquier momento. Son imprescindibles en mi fe y sé que cuento con todos ellos sin que me lo tengan que verbalizar. Mis animadoras, Gloria y Mari Carmen, fueron pilares para darme el empujoncito que quizás me faltaba para tirarme a la piscina de esta súper aventura.

 

  1. ¿Qué es lo que más te atrae y lo que más te asusta de esta experiencia?

Lo que más me atrae es lo exótico, otra cultura totalmente opuesta a la mía, vivir con la pobreza muy cerca y aprender de todas las personas que me encuentre. Además de estar muy impaciente de ver que me tiene preparado Dios y por qué he sido elegida para experimentar este viaje.

Sé que vamos a tratar con enfermos de Lepra (algo inconcebible en nuestro país) y eso me asusta muchísimo porque creo que no será agradable y que me supondrá un reto ver lo positivo a las personas que padecen esta enfermedad y de cómo afrontan la vida.

 

  1. Para terminar, ¿cómo has vivido la coincidencia de enterarte que podías ir a la India justo el día de Navidad?

Doble celebración, si la noche del 24 cantaba con mi gente la alegría de Dios nacido, el 25 lo cantaba aún más fuerte. Sigo sin creérmelo, me muero de ganas de empezar las formaciones, de conocer a las personas que van a vivir conmigo algo tan increíble, a todas ellas;

Chicos, escribo esto sin conoceros, un 27 de diciembre de 2016 pero seguro que cuando volvamos de esta experiencia seréis parte de mi familia. Por si acaso, no está de más adelantarme a los acontecimientos, así que: os quiero

entrevista-s-fdo-marina-cornejo-2.

Related