La entrevista: Laura Alcayde

 

  1. ¿Quién es Laura Alcayde?

Soy miembro de la Parroquia San Marcos, aunque al vivir en el barrio de Los Remedios desde pequeña fui al Colegio San José SSCC. Allí empecé a ir a catequesis. Buscaba pasarlo bien con los amigos y a echar un buen rato. En la ESO pensé personalmente si quería seguir y, aunque no sé porque, yo sentía que estaba en mi sitio. Tuve altibajos y finalmente con 18 años llegué a San Marcos, donde sigo a día de hoy en distintas actividades.

  1. ¿Qué es San Marcos?

Se trata de una pequeña parroquia situada en el barrio de la Macarena. Para mí supuso un cambio muy grande pasar de una parroquia como la del colegio (donde hay mucha gente y grupos) a San Marcos, donde somos una pequeña gran familia en la que hay un grupo por cada franja de edad. Además cuenta con otras muchas actividades; Juego de Niños, Cáritas, talleres de costura, visita a enfermos…

  1. ¿Qué ha significado en tu camino de fe ser catequista?

Hace cuatro años el Padre Jose dijo que había un nuevo grupo de catequesis que necesitaba catequistas. Me planteé ofrecerme, pero luego pensé que era mejor esperar a hacerme un poco a la gente y conocerla. Tenía sentimientos encontrados. Luego Jose me dijo que tenía que hablar conmigo y “tachaaaaaan” la pregunta; “¿quieres ser catequista?”

La verdad es que cuando yo era catecúmena pensaba que yo algún día quería ser catequista, pero cuando la primera vez estaba muerta del miedo. No paraba de pensar “¿y si me equivoco?”, “¿y  si digo lo que no debo?” “¿y si no sé qué contestar?” Pero bueno, respiré hondo y seguí adelante recordando la canción: “Padre me pongo en tus manos”. Puedo decir que yo aprendo de los jóvenes de mi grupo, que no es una relación unidireccional, sino que todos nos enriquecemos, teniendo a Dios en el centro.

  1. ¿Por qué invitarías a un joven a conocer mejor a Jesús en la PJV?

Pufffff… ¡¡Vaya preguntita!! Jajajajaja… En mi entorno me muevo mucho entre personas no creyentes y cuando me preguntan cómo llegué hasta aquí siempre utilizo una misma frase; “yo no sabía cómo eras hasta que te conocí, si me ibas a caer bien o mal, si eras buena persona o mala, pero decidí conocerte, ¿no? Pues lo mismo hice con Jesús, le conocí, y para conocer a alguien debes ir a donde mejor le conocer y aquí sigo.” Creo que la visión de Jesús hoy en día está muy distorsionada por la sociedad y que la mejor forma que tenemos los creyentes para mostrar la verdadera cara de nuestra fe es proclamarla con nuestras acciones y eso es lo que intento mostrar cuando invito a quien sea a conocer a Jesús.

  1. ¿Qué significan para ti los religiosos y religiosas SSCC y catequistas que te han acompañado este tiempo?

Me han marcado mucho, muchísimo, tanto para lo bueno como para lo malo. Todos han dejado una huella pero, de entre todos, siempre tendré presente en mi cabeza Padre Ángel Viñas. Él fue mi acompañante durante un periodo de mi vida en el que no lo pasé muy bien y con nuestras conversaciones me enseñó a ver de una forma diferente mi relación con Dios. Creo que si no fuera por él mi camino hubiera estado mucho más torcido. Le guardo mucha gratitud y cariño.

  1. ¿Qué le pedirías a la Iglesia para los jóvenes?

Creo que lo que he pedido durante mucho tiempo ha llegado con nuestro Papa Francisco. Estoy encantada con él la verdad jajajajaja… Creo que los jóvenes necesitan ver que la Iglesia de hoy en día no es la Iglesia del siglo XII, que la Iglesia cambia, que está formada por un conjunto de personas y, como tales, nos equivocamos y aprendemos de ello. Necesitan ese acercamiento, que ya en su día inició Juan Pablo II. Necesitan sentir que la Iglesia cuenta con ellos, que ellos también son la Iglesia

  1. Elige un texto bíblico y dinos por qué

«El amor es paciente, servicial y, sin envidia. No quiere aparentar ni se hace el importante. No actúa con bajeza, ni busca su propio interés. El amor no se deja llevar por la ira, sino que olvida las ofensas y perdona. Nunca se alegra de algo injusto y siempre le agrada la verdad. El amor disculpa todo; todo cree, todo lo espera y todo lo soporta» (1Cor. 13, 4-7)

En fin, creo que lo dice todo. Lo leí por primera vez en la boda de mi tía y desde ese momento me cautivó, no sé, es que para mí lo transmite todo de una forma sencilla, clara y directa. Dios es Amor, el amor es nuestro pilar más importante, y el amor lo es todo.

 

 

 

Related