Fotopalabra: Certeza y Ámbito

Fíjense bien, por favor, que Moisés no incluyó entre los diez mandamientos el de “¡No mentirás!”. ¡No fue una casualidad!  Porque quien dice “¡No mientas!” tiene que decir antes “¡Responde!”, y Dios no le dio a nadie  el derecho a exigir de otro una respuesta. “¡No mientas!”, “¡Di la verdad!”, son palabras que un hombre no debería decirle a otro si lo considera un igual. Quizá Dios sea el único en tener derecho a decírselas, pero no tiene ningún motivo para hacerlo porque todo lo sabe y no le hace falta respuesta.

 “El undécimo mandamiento”, La inmortalidad, Milan Kundera (1990).

Andrea Toribio (San Víctor)

Related