Experiencia en Lisboa

Hasta Lisboa se ha desplazado un pequeño grupo de jóvenes para colaborar unos días en una casa de acogida de niños de Guinea Bissau que la congregación tiene en la capital portuguesa. Se trata de una experiencia piloto. Javier Muñiz, de la malagueña parroquia Virgen del Camino, nos cuenta qué tal ha ido.

 

2017. Lisboa 3El pasado viernes 14 de julio, Paco Egea, ss.cc. los isleños Luis y Arancha, y servidor emprendimos un viaje para conocer, en mi opinión, la joya más valiosa y desconocida que tiene la Congregación: Lisboa.

Allí se realiza una labor preciosa, que en España muchos desconocemos por completo. Los hermanos tienen una casa, la Casa Damião, que acoge a niños africanos con problemas cardíacos que son trasladados a Portugal para ser intervenido quirúrgicamente. Mediante un acuerdo con el gobierno, éste se compromete a realizar la operación y la Congregación forma parte del grupo de instituciones que acogen y cuidan a los niños en el pre y el postoperatorio.
Como hemos podido comprobar es una casa que regala vida y amor. Tiene capacidad para unos seis o siete niños, por lo que el ambiente que se respira es familiar. A los pocos días los niños, los trabajadores, y los voluntarios te hacen sentir como si estuvieras en casa, ya sea dejándote descalzarte, repetir arroz o permitiéndote introducirte en su cotidianeidad como si fueras uno más. Esa intimidad y confianza también se refleja en cómo se relacionan los niños, que se convierten en verdaderos hermanos. Como un hogar, se celebran los cumpleaños, se juega en el parque en familia y se pone la mesa juntos. 2017. Lisboa 4Y además de vida y amor, también se regalan oportunidades, porque durante su estancia van al colegio para aprender a leer y escribir, de manera que puedan ganarse la vida cuando vuelvan a su país natal.

Me sorprendió también muchísimo la realidad de los barrios próximos a la casa. En colinas, alejados de todas las zonas atractivas de Lisboa se han formado barrios de inmigrantes y otras personas en exclusión social. Viven en tal situación de pobreza que me era imposible creer que pudiera haber personas así en nuestro supuesto primer mundo. Chabolas, casas en ruinas, y el repudio del resto de la ciudad es la realidad de las personas de estos barrios.

2017. Lisboa 1El objetivo de nuestro viaje eran conocer la casa para pensar un posible campo de trabajo para jóvenes. Después de la fantástica experiencia deseo fervientemente que salga adelante. La realidad de los niños, su enfermedad y la pobreza de los barrios consiguen interpelarte, tocarte el corazón y plantearte tu forma de vivir. Además el amor desinteresado recibido te va a hacer sentir una extraña felicidad, puede que hasta entonces desconocida.

Desde aquí quiero agradecer a los hermanos su hospitalidad y a Igor y a los trabajadores de Casa Damião su generosidad y el cariño. Espero que este posible campo de trabajo ayude a conocer más la realidad evangélica que tenemos en Lisboa.

 

Javier Muñiz (Parroquia Virgen del Camino de Málaga)

 

2017. Lisboa 5

Related