Evangelio joven: «Yo lo he visto: es el Hijo de Dios» (19-ene)

En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó:
–Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: “Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo”. Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel.
Y Juan dio testimonio diciendo:
–He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ese es el que bautiza con Espíritu Santo”. Y yo lo he visto y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios.

(Jn 1,29-34) II domingo de Tiempo Ordinario.
«Yo lo he visto y he dado testimonio: es el Hijo de Dios». Al comienzo de su vida pública, Jesús asume todo lo humano y en ello ve Juan al Hijo de Dios. Y da testimonio.

Este domingo recogemos lo proclamado el día del Bautismo del Señor: “este es mi hijo amado, escuchadlo”. Todos los hombres y mujeres de todos los pueblos, lugares, culturas, lenguas, nos podemos acercar a Jesús y reconocerlo como el Salvador del Mundo.

Isaías anuncia “El Señor me dijo: te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra”. El profeta se refiere a ese grupo pequeño que mantiene viva la esperanza y la fe a pesar del exilio, cuando parece que Dios les ha abandonado a su suerte. Mantienen su confianza en que Yahvé traerá la salvación a todo el pueblo de Israel y al mundo entero. Difícil decirlo así cuando las cosas van mal.

Pablo confirma que el mensaje de salvación –el Reino– es para todos los que en cualquier lugar y tiempo invocan el nombre de Jesucristo. Hemos sido consagrados por Dios para realizar en nuestras vidas la “vocación santa”, o sea nuestra misión de hacer presente el reino de Dios.

Juan Bautista afirma con fuerza de Jesús: “yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.” Jesús ha empezado su misión pública, asume todo lo humano, se entrega obedientemente a la voluntad del Padre para ofrecer la salvación a toda la Humanidad… El Bautista da testimonio de él.

A nosotros, bautizados con agua y el Espíritu Santo, nos invitan a dar testimonio. Nos invitan a anunciar a Jesús y lo que es para nosotros. ¿Cómo queremos hacerlo?

Nacho Moreno sscc

Related