Evangelio joven: «Un Pastor que también es Puerta» (5-may)

Hch 2,14.36-41
Sal 22
1Pe 2,20-25
Jn 10,1-10

A-Pas 4 - valla

Fotografía: M. Sebastian en unsplash.com

Hay un principio, que uno descubre formalmente cuando estudia algo de Lógica en la carrera de Filosofía, que es muy necesario para esto de lo que viene siendo la vida: el principio de identidad. Formulado así, al nivel de lo que sacaron la asignatura raspada, dice que una cosa no puede ser al mismo tiempo algo y su contrario. Es curioso que aquí, en el evangelio de Juan, se nos dice que Jesús es la Puerta; y, al mismo tiempo, aunque no directamente, que es el Pastor, el guía que espera a aquellos que deciden atravesar la puerta. Podríamos preguntarle: “¿Entonces, Jesús, tú eres la Puerta, el Pastor… El camino, la Verdad, la Luz, la Vida…? ¿En qué quedamos?…

Desde luego, estas preguntas que planteamos no son para nada inservibles. Ya veis lo que dice la Escritura explicando lo que les pasó a los oyentes de la Puerta (o de Jesús, según quiera uno llamarle): “Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba”. Pues como nosotros, ¡Que no nos enteramos todavía…!

A-Pas 4 - pastor ovejas

«Solo Jesús tiene autoridad para decir sobre sí mismo que puede ser lo que tú necesites en cada momento de tu historia, estés donde estés, seas quien seas». Fotografía: B. Wschodni (unsplash.com).

Ahora bien, si nos fijamos en un detalle del texto de este domingo, Jesús no es una puertezuela cualquiera, sino que es LA PUERTA. Y ahí está el punto clave del evangelio: Jesús tiene la caradura de decir sobre sí mismo que es la única entrada. Y en ese ser la única entrada puede serlo todo para todos: luz, sanación, verdad, descanso, amigo, salvación, paciencia…

Querido orante, lector, amigo… Solo Jesús tiene autoridad para decir sobre sí mismo que Él lo es todo; o lo que viene siendo lo mismo, que puede ser lo tú necesites en cada momento de tu historia, estés donde estés, seas quien seas.

Y así es como nuestro Señor rompe el dichoso principio de identidad que tanto nos facilita la vida y, a su vez, tanto complejiza la identidad de Jesús, el Maestro, el Señor, la Puerta, la Verdad…

José Manuel Rodríguez Caro ss.cc.

Related