Evangelio joven: «Lo que alegra a Dios» (15-sep)

Lecturas

Este domingo la liturgia, en la lectura continuada del Evangelio de Lucas, que vamos haciendo en el ciclo C, nos presenta las tres parábolas del capítulo 15, aunque se propone como posibilidad leer solo las dos primeras.

Jesús cuenta estas tres parábolas para responder a la acusación que le hacen fariseos y escribas de comer con pecadores y publicanos. Jesús es así, porque Dios-Padre es así, porque recibe de Él una misión. Porque Jesús ve a Dios como el padre de la parábola, Él es como el pastor y la anciana. ¿Descubrir cómo es Dios-Padre, descubrir la misión de Jesús te cambia, te hace plantearte la vida.

Aunque se pueden leer por separado, su mensaje es complementario. Podríamos decir que hay 5 personajes: la oveja perdida-la moneda perdida-el hijo prodigo, el hijo mayor, los criados, el pastor-la anciana y el padre. Y hay un lugar, la casa donde vive el padre.

La oveja-la moneda representa a los publicanos y pecadores, a todos los que se consideran perdidos, necesitados de salvación. Realmente, todos necesitamos a Dios, la cuestión es que unos se reconocen así y otros no. El hijo pródigo, además, nos hace caer en la cuenta de que aunque el amor de Dios es gratuito, es inmerecido, solo puede hacer efecto en nosotros si lo acogemos, si nos ponemos en marcha. ¿Cuáles son las pocilgas que hay en tu vida?, ¿con qué algarrobas te conformas?, ¿con qué dios te relacionas?, ¿qué significa para ti ponerte en camino.

El padre representa a Dios Padre. El pastor y la anciana a Jesucristo. Mientras que estos se mueven, buscan…, el padre no se mueve, está en casa, esperando, oteando el horizonte. Jesucristo es aquel que ha salido de Dios, que se ha encarnado, que ha recorrido los caminos para llevar a todos los hombres a Dios-Padre. El origen de todo esto es el amor del Padre, como el padre de la parábola, lo que le hace abrazar al hijo es que se conmueve, sus entrañas de misericordia, su compasión. Los evangelios nos presentan a Jesús movido por la compasión y la misericordia, éstas le hacen acoger, sanar, predicar… ¿Tienes un corazón misericordioso y compasivo? ¿Son la fuerza que te mueve, que te complica la vida.

¿Tanta alegría por encontrar 5 céntimos, una sola oveja o un hijo descarriado? Quizá Jesús nos quiere decir que la mirada de Dios y de los fariseos y escribas sobre los publicanos y pecadores es distinta. Lo que no tiene valor para ellos, si que lo tiene para Dios.

El riesgo de buscar a la oveja perdida es grande. ¿Y si los lobos atacan a las noventa y nueve cuando el pastor está fuera?, ¿y si el ladrón roba las noventa y nueve?, ¿y si se escapan? ¿De verdad removeríamos toda nuestra casa porque se nos ha perdido una moneda de 5 céntimos? ¡Qué esfuerzo para una persona anciana! ¿Tanta alegría por encontrar 5 céntimos? Quizá Jesús nos quiere decir que la mirada de Dios y de los fariseos y escribas sobre los publicanos y pecadores es distinta. Lo que no tiene valor para ellos, si que lo tiene para Dios. No hay vida, por muy degradada que esté, que no sea amada por Dios, que no sea rescatada por la entrega y la muerte de Jesús. ¿Cuántas vidas despreciamos, damos un valor inferior a otras….

La casa en los evangelios se suele utilizar para hablar de la Iglesia. Es curioso que ni el hijo menor, ni el mayor están dentro de la casa. El mayor rechaza entrar en ella. La casa es el lugar donde está el Padre. Es el lugar donde se nos invita a vivir la fraternidad, superando los enfrentamientos, los conflictos, el lugar donde se disfruta de la intimidad con el padre, el lugar de la alegría. ¿Son nuestras comunidades cristianas escuelas de fraternidad, de acogida, de alegría, de vida….

Por último, los criados. Ellos son los que en la casa ayudan al padre a concretar la acogida, a materializarla, a organizar la fiesta. Nunca me han llamado especialmente la atención. Pero, de un tiempo a esta parte me parece que quizá los cristianos estamos representados en ellos. ¿Tu vida tiene algo que ver con ellos.

Curro Cruz sscc

Related