Evangelio joven. La mejor parte

 

XVI Domingo del Tiempo Ordinario

 Lucas 10, 38-42

 

EVjoven. Marta y Maria 1

A menudo los jóvenes cristianos que conozco se preguntan qué es lo que quiere Dios. Entonces, tras un rato dándole vueltas al asunto, muchos llegan a la concusión de que se trata de una pregunta muy difícil de responder, que la voluntad de Dios es algo que no se muestra de forma clara y evidente. Y tienen razón. Por eso la oración y el acompañamiento son tan importantes, porque nos ayudan a esclarecer la respuesta que Dios espera que demos.

Pero, sin embargo, esto no siempre es así. No podemos utilizar este argumento cada vez que nos enfrentamos a la pregunta por lo que Dios quiere de nosotros. A veces Jesús habla muy claro en el evangelio y somos nosotros los que complicamos el tema, quizás porque la respuesta evidente no nos convence y de esa manera podemos justificarnos mejor.

El evangelio de esta semana es muy conocido. En él dos hermanas reciben la visita de Jesús y una de ellas se enfada con la otra porque esta no le ayuda en las tareas de la casa. Jesús, que seguro  que en el fondo también reconoce el trabajo de Marta (así se llama la que protesta), podía hacer sido más políticamente correcto y agradecerle todo lo que está haciendo. Pero no. Su respuesta es directa y clara: “Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán”.

Jesús tienen claro que todo no tienen la misma importancia, que hay cosas que pasan por delante de todo lo demás. Seguramente habrá excepciones (el evangelio también nos presenta en otros pasaje a Jesús saltándose la norma general), pero son eso, excepciones. Marta tiene que comprender que si Jesús la visita es para que le preste atención y le escuche. En otras palabras, ¿para qué te preguntas cuál es la voluntad de Jesús si no te paras a escucharle y sigues afanado en muchas tantas cosas que no son tan importantes?
Ciertamente hay pasajes donde Jesús habla claro y no es tan difícil entender su mensaje. El de Jesús en casa de Marta y María es uno de ellos. Escucharlo en estos días debe hacer que nos preguntemos a qué estamos dedicando nuestro tiempo en verano y si estamos dejando tiempo para sentarnos tranquilamente a la escucha de Jesús.

EVjoven. Marta y Maria 2En estas semanas muchos jóvenes viven el #veranosscc mediante las convivencias, campos de trabajo, campamentos, peregrinaciones… Han elegido la mejor parte y no se la quitarán. Pero lo mejor de todo es que, quien quiera podrá encerrarse en su habitación, cerrar los ojos, abrir el corazón, invocar a Jesús… y disfrutar de nuevo de la mejor parte.

 

Paco Egea ss.cc.

Artículo anterior

La entrevista: María Flores

Artículo posterior

Crónica de Pozos 1

Related