Evangelio joven: «En tu felicidad, ¿quien reina?» (25-nov)

Lecturas

No sé si lo sabíais pero hay por ahí, sobretodo en la Argentina, unos tipos que se llaman a sí mismos “maradonianos”… Aquello empezó como una broma, como una parodia, pero ha ido creciendo y tienen sus reuniones, sus imágenes, en las que Maradona aparece como si fuera Dios mismo, tienen oraciones, encienden velas delante de las imágenes de Maradona, celebran como fiestas religiosas su nacimiento, sus éxitos deportivos… Sí, a nosotros nos parece ridículo, pero, tal vez, sea una expresión de cómo vive muchísima gente en nuestro mundo. El mercado está lleno de ropa de imitación, tecnología de imitación, arte de imitación… Nos parece que todo se puede imitar, que todo se puede falsificar… todo se puede clonar… Y hemos querido clonar a Dios, hemos querido falsificar a Dios, hemos querido sustituir a Dios. Ahora tenemos “dioses” de imitación… Y eso nos va bien, porque tenemos dioses con los que podemos hacer lo que queramos, a los que podemos manipular, intercambiar… que nos exigen poco, que no nos comprometen, que nos dejan tranquilos.

La cuestión es… Tú, ¿cómo mides tu felicidad?

La cuestión es… Tú, ¿cómo mides tu felicidad?, ¿qué es lo que, de verdad, te hace feliz? Si lo que de verdad te hace feliz es tu equipo de fútbol y sus éxitos deportivos, su número de títulos, está claro, tu dios es san Balón, tus santos los jugadores de fútbol que acumulan balones de oro, tu oración son los partidos de cada semana…

Si lo que de verdad te hace feliz es el dinero, las ganancias, los beneficios, las tarjetas de crédito, está claro, tu dios es el euro, tus santos los multimillonarios, tu oración las compras y las ofertas, tu fiesta el black friday, que dura toooooda la semana…

Si lo que te hace feliz es la tecnología, tu dios es san Internet, tus santos son santa Fifa, san Instagram, san Wasssap, san Fortnite y tus oraciones las largas horas dedicadas a la play station de última generación…

Hay otros para quienes su dios es el poder por el poder, y se sirven de la corrupción, del terror y de la violencia de las armas para imponerse a los demás… Una vez más, nosotros queremos ser dioses y que Dios sea una marioneta en nuestras manos. ¿Para quién vives tú? ¿Para el fútbol, para el dinero, para la tecnología o para Dios? ¿A quién estás poniendo en el centro de tu vida y de tus decisiones?

No te dejes engañar, no vivas toda la vida engañado… Todas esas cosas no te hacen verdaderamente feliz. Esas emociones no son auténtica felicidad, y no te hacen mejor persona. No te van a salvar, no van a darte esperanza, no van a dar sentido a tu vida. No les entregues lo mejor de ti, no dejes que te esclavicen… Esos falsos dioses te lo quitan todo, pero el Dios de Jesús te lo da todo, te da su Amor cada día, y lo hace gratis… No hay manera de pagar el amor de Dios…

Jesús es Rey, Jesús es Dios … Jesús es Camino, Verdad y Vida … “Todo el que es de la Verdad escucha mi voz” … Nosotros queremos la verdad, perseguimos la verdad, no queremos conformarnos con cualquier cosa, no nos sirven las “imitaciones de la verdad” porque son mentira … Es cierto que en el mundo de hoy se multiplican las voces y muchas veces no podemos escuchar con claridad … Pero el Evangelio no callará jamás, porque la voz de Dios no necesita de cables ni ondas hertzianas, la voz de Dios nos viene de serie en el corazón. La voz de Dios sobrevive siempre en el corazón humano, aun cuando se encuentra terriblemente dañado… Hoy la Escritura nos invita a escuchar nuestro corazón, a acallar otros ruidos y otras voces, a hacer un espacio de silencio tecnológico para escuchar a Jesús, para reconocer sus palabras y su voluntad, para escuchar lo que quiere de nosotros… para decidirnos a cumplir su voluntad… Así, harás de Cristo el verdadero rey de tu vida.

Eduardo de Haza ss.cc.

Related