Evangelio Joven: “Amad a vuestros enemigos” (19-feb)

Lev 19,1-2.17-18
Sal 102
1Cor 33,16-23
Mt 5,38-48

Un amigo mío que compartía labores en educación y trabajo en el mundo de la marginación me decía ante otros colaboradores asustados que quien no tenia unos cuantos pleitos y juicios ante las instituciones es que no se estaba metiendo a fondo. Ciertamente el conflicto es inherente a la persona que se toma en serio los derechos de los demás. Desde la fe, llamamos a eso enfrentarse con la cruz.

Fotografía: @lespinosalc (www.cathopic.com)

Desde la fe, llamamos a eso enfrentarse con la cruz. Fotografía: @lespinosalc (www.cathopic.com)

En general, la naturaleza humana trata de evitar los conflictos. Incluso en muchos ámbitos eclesiales y en pseudoterapias espirituales se trata de evitar el conflicto pues al parecer es una señal de la falta de paz… “y además de muy mal gusto”.  Sin embargo nadie crece sin pasar por el conflicto. El alumbramiento de una nueva visión en ti mismo y en las instituciones y grupos no se produce sin tensar la situación actual para alumbrar una nueva situación. El conflicto surge porque lo inamovible se enfrenta a sus límites y el parto de lo nuevo o de la antigua verdad no soporta componendas para que todo esté tranquilito y aseadito.

Jesús mismo era una persona extremadamente conflictiva. Se nos pasa por alto que en tres años –algunos teólogos dicen que en menos- soliviantó a los extranjeros ocupantes, a las autoridades religiosas, a los nacionalistas del país y como no a los suyos: familiares o discípulos. El espiritual hijo de Dios se enfadó no pocas veces con los discípulos, insultó a las personas (“hijo de satanás”, necio, torpes, camada de víboras…) , y se quito de en medio provocando, cuando la intención era torcida.

¿Cuándo tomó Jesús estas actitudes tan poco “políticamente correctas”? :

En primer lugar cuando se estaba negando y contraviniendo la voluntad de su Padre accesible por su revelación, por la verdad profunda de las Escrituras y por el propio rastreo de la verdad de la creación hecha a imagen de Dios. No todos los enemigos y conflictos son legítimos sino los que tienen que ver con el ocultamiento de lo que dice el Espíritu.

Jesús se crea enemigos cuando en nombre de Dios o de cualquier causa se margina, mata, condena de forma definitiva a una persona. Fotografía: Jens Lelie (www.unsplash.com)

Jesús se crea enemigos cuando en nombre de Dios o de cualquier causa se margina, mata, condena de forma definitiva a una persona. Fotografía: Jens Lelie (www.unsplash.com)

En segundo lugar Jesús se crea enemigos cuando en nombre de Dios o de cualquier causa se margina, mata, condena de forma definitiva a una persona. Nadie vive para sí y la mostración de cualquier pensamiento o verdad es para bien de las personas, no para su postración o marginación a manos de otros.

Por último Jesús participa y es origen de conflictos que el refuerza cuando eso supone escarnio, perdida,  para Él; nunca para los demás y por supuesto de manera obligada. Como se diría en la tradición de los Ejercicios Espirituales escoge de forma que más te parezcas a Jesucristo y escojas con él lo que mas cruz te da. Nunca puedes cargar a otro con la cruz o que alguien la tenga que sostener en contra de su voluntad. Pero tú, y sin exigirle a nadie que te acompañe, puedes cargar con la cruz de Jesús que te hará daño a ti , aquí pero que te identificará con Él y para siempre. No es una cuestión exigible a los otros. No es cuestión de justicia sino de amor para que se acerque la justicia.

 

Por eso, es raro que un cristiano no tenga enemigos. Sería un cristiano muy romo y con poca “luz”. Pero es cierto que un cristiano no puede permitirse enemigos que no sean por amor a Cristo y a la salvación de los enemigos que se crea en el conflicto. Lo demás es engordar tu ego y que salga para delante tu pensar…porque sí. Pero no por ellos y por Dios. Esos enemigos que no amas quieres que desaparezcan. Los enemigos por causa del evangelio son un deseo de que nos veamos en casa juntos. No en cualquier casa sino en la de Dios y juntos.

Ojalá tengas ocasión de enemistarte mucho si es llevando la cruz de Cristo. Ojalá escuches a tus enemigos… por si a Dios ya no le queda otra manera de violentarte… Ojalá todo lo hagas con amor para vaciarte de ti y llenarte de lo que Dios quiera darte… Benditos enemigos aunque fastidien.

Silvio Bueno ss.cc.

Related