Espera…Ten Esperanza

Esperar es estar limpia y felizmente en la vida, notar que todas las criaturas son buenas personas y quererlas, ver que las estrellas y los paisajes son maravillosos y, no obstante, sentir que el corazón tiene un ansia que tira siempre hacia la altura. Esperar es sentirse asco, rodeado de asco, tener cicatrices, saborear lágrimas y, pese a todo, mirar con expectación a una puerta del cielo que ya se nota que chirría y detrás está  el corazón abierto de Dios,  jugoso y dulce como un racimo de uvas recién estrujadas.

(Extraída de “Dios habla todos los días”)

Curro Legupín (San Fernando)

Related