«Entregarme a ti»

Mis manos desnudas estarán dispuestas
a labrar la tierra que Tú siembras. 
Porque no hay mayor tesoro que la semilla que germina en mi alma.

Mis pies descalzos recorrerán tu camino,
pisarán la tierra fértil de tu amor.
Porque no hay mayor aventura que seguir tus huellas. 

Y entregaré a cada peregrino un pedazo de mi Fe. 
Compartiré mis dones con mis vecinos
y bendeciré Tu obra durante el viaje. 

Me basta la certeza de saber, 
que pase lo que pase, 
estarás ahí, Señor. 

En cada una de mis oraciones, 
en cada piedra del sendero,
en cada mano tendida al prójimo. 

Por eso, te doy gracias, Señor, 
no por darme la oportunidad de vivir,
sino por enseñarme el regalo de entregarme.

Artículo anterior

«La respuesta»

Artículo posterior

«Sostenido»

Related

Una vez tuve un talento, y lo guardé, para no perderlo. Cuando el momento llegó, no supe encontrarlo...

Estuviste en el desierto. Y solo la palabra te sostuvo. Y ahora yo, estoy aquí,¿siguiendo tu...