Encuentro de animadores (Jerez)

María Bernal es una joven de la parroquia de El Buen Pastor de San Fernando. Una semana antes del encuentro no estaba segura de ir. Como ella misma dice, “tenía otros planes pendientes”. Pero finalmente decidió confiar y participar en el encuentro. Le agradecemos que así lo hiciera y que nos lo quiera contar con esta crónica.

2017. Encuentro de animadores (Jerez) 7Este fin de semana, un grupo de catequistas de diferentes localidades y de diferentes niveles tuvimos la ocasión de asistir al encuentro de formación de catequistas que tuvo lugar en Jerez y cuyo tema era la espiritualidad. Creo que no me equivoco si afirmo que todos, o casi todos, llegamos el viernes a la formación con la misma pregunta rondándonos la cabeza y es que, ¿qué es la espiritualidad? Aunque no pueda hablar por todos mis compañeros, desde un punto de vista personal, fui capaz de responder a esa pregunta y a otras muchas más que me fueron surgiendo a lo largo del fin de semana una vez llegado el domingo. Es más, la considero una de las razones principales por las que para mí mereció la pena asistir a ese encuentro y dejar atrás muchos otros planes que tenía pendientes en mi localidad.

Por otro lado, la capacidad que tuvieron los organizadores de hacernos pensar y reflexionar sobre nuestra Fe, cosa que a menudo nos suele costar y gustar bien poco a los jóvenes, fue el pilar sobre el que para mí giró todo el fin de semana. Darme cuenta que no estoy tan arriba; que, como dice una frase de la canción con la que trabajamos, “amontonamos un sinfín de tonterías buscando en lo que creer” y que “no bajamos” al fondo de ese pozo que todos tenemos que es la espiritualidad. Y, por supuesto, que si no bebemos nunca saciaremos nuestra sed.

2017. Encuentro de animadores (Jerez) 13Pero, ¿cómo saciar esa sed? Tras el encuentro he descubierto que una de las fuentes más evidentes y a la que, por activa o por pasiva, no acudimos con tanta frecuencia es la Eucaristía. Y aunque suene un poco tonto de reconocer, ha sido en este fin de semana cuando he tomado constancia de la importancia que tiene acudir con regularidad a esa fuente y todo lo que nos proporciona “dejarnos hacer” ese ratito a la semana. Que no solo es “ir a misa y ya está”, si no que hay mucho más detrás.

Por último, recomiendo a todos aquellos que tienen la oportunidad de acudir a este tipo de actividades que asistan, que no las rechacen; ya que siempre es bueno dejarnos sorprender por la grandeza de Dios: Él siempre nos dará mucho más de lo que esperamos, por muy bajas que sean dichas expectativas.

 

Related