DeSSCCúbrenos: Ser catequistas (Jorge García ss.cc.)

 

 

 

 

 

 

 

 

DeSSCCúbrenos: Ser catequistas

 

Jorge García Fernández de Arellano, ss.cc.

 

2013/10/D17 Ser catequistas - Jorge(3).jpg

Se me ha pedido que hable de mi experiencia acompañando grupos. Como catequista.

 

En un primer momento, me resultó extraña la petición de hablar sobre el “ser catequista”, como un rasgo de nuestro carisma como religiosos de los SS.CC., pero ahora entiendo que el problema se encontraba más en mi concepción de lo que significa serlo (no tanto como tarea, que también, sino como actitud).

 

Cuando pienso en lo que significa ser catequista, me vienen dos verbos a la cabeza. El primero “anunciar”, el segundo “acompañar”. Me centraré más en el primero y obviaré más el segundo, ya que Poldo desde una experiencia mayor que la mía, y un don del que soy testigo y beneficiario, nos contaba hace unas semanas su vivencia con respecto al acompañamiento en esta misma sección.

 

Anunciar… ¿Qué?. En una vida en la que el tiempo vale más que el oro, mucho valor tiene que tener algo para que merezca la pena ser anunciado. Pero en efecto, aquello que anunciamos los cristianos es de un valor incalculable. Anunciamos al Dios de Jesús. La experiencia de haber sido “salvados” por él, de encontrar pleno sentido al confiar mi vida a la Suya. Esta experiencia está sintetizada de forma brillante el evangelio: Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo (Jn 17,3).

Siguiendo con el evangelio, hay una parábola que me resulta especialmente sugerente cuando pienso en este tema. La del “tesoro escondido” (Mt 13,44). En ella, un hombre, tras el descubrimiento (siente una alegría enorme), vende todo lo que tiene y compra el campo entero donde se encuentra el tesoro (también sucede en la parábola de la perla). Y aunque no lo dice el evangelio, yo siempre pienso que este buen hombre, fruto de esa alegría, mostrará a aquellos que aprecia el tesoro encontrado. Como dice el Papa Francisco en la “Evangelii Gaudium”: Toda experiencia auténtica de verdad y de belleza busca por sí misma su expansión.

 

Por tanto, es aquel a quien descubrimos como auténtico tesoro, que nos llena de una alegría verdadera, a quien  tratamos (con más o menos acierto) de anunciar.

 

2013/10/D17 Ser catequistas - Jorge(1).jpg

Sobre “acompañar” quisiera únicamente anotar algunos aspectos que voy reconociendo como esenciales (aunque sea en muchas ocasiones debido a los errores y fallos que cometo).

 

Acompañar grupos de personas tiene sus complicaciones y requiere una entrega generosa, pero esto no nos convierte en héroes. Es Dios quien ha querido llamarnos a colaborar con Él. Esta llamada nos responsabiliza y nos libera a la vez. Unido a este punto está también la tarea del animador como aquel que porta la “memoria del grupo”, el camino realizado por este en relación con Dios. Es el garante de que el grupo ha tenido y tiene a Dios como centro de su existencia.

 

Por último, aunque no es parte del “contrato”, aquel que acompaña un grupo tiene el regalo de encontrar en este a Dios presente, de tal forma que es a la vez tarea y alimento. Personalmente ha sido y es un auténtico privilegio poder acompañar grupos de personas que se cuestionan, queriendo dejar entrar a Dios en sus vidas. Compañeros todos en este camino que tiene a Dios por principio y meta.

 

Termino con una frase de Pablo VI (Evangelii nuntiandi), que es de plena actualidad:

 

Ojalá el mundo actual –que busca a veces con angustia, a veces con esperanza– pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de quienes han recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo.

 

¿Has tenido experiencia de encontrar algún tesoro en tu vida?

¿Es Dios un tesoro para ti, por el que venderlo todo?

¿Vives con alegría la fe recibida? ¿sientes la necesidad de anunciarLe?

Haz memoria también de todas las personas que te han acompañado en estos años.

 

2013/10/D17 Ser catequistas - Jorge(2).jpg

Artículo anterior

Ecos #SemanaSSCC (Sevilla)

Artículo posterior

Ecos #SemanaSSCC (Torrelavega)

Related