DeSSCCúbrenos. Final de sección

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Agradecidos

 

¿Qué es la vocación? ¿En qué consiste ser religioso SS.CC.? ¿Cómo viven los religiosos de los Sagrados Corazones su entrega a Dios, su vida comunitaria, su voto de pobreza, su experiencia de acompañamiento, su labor en el colegio…? Preguntas que hemos intentado ir respondiendo en estos meses. Y tras 25 entradas cerramos nuestra sección DeSSCCúbrenos.

 

 

Para los religiosos de los SS.CC., ser religiosos es un regalo enorme, inmerecido, sobrecogedor y que va conformando nuestro corazón cada día un poco mas al estilo de nuestro buen Dios. En el origen de nuestra vocación siempre está una llamada inesperada de Cristo, un susurro que tambalea los cimientos en los que se apoyaba nuestra vida y un golpe al corazón que lo convulsiona. Una voz que nos llama por nuestro nombre a un camino que no nos esperábamos. Una pregunta: ¿Por qué a mí? ¿Quién soy yo para seguir este camino? Un sentimiento: el temor, pues lo que me pide el Señor me parece grande, enorme… Una actitud: la confianza en sus manos providenciales.  Una respuesta: “Te seguiré”. Y un estado del corazón: el agradecimiento eterno a Dios por el regalo que nos ha hecho al habernos llamado a ser religiosos de los Sagrados Corazones.

 

 

Cada año que pasa siempre nos hacemos la misma pregunta entre nosotros: ¿Hay algún joven que vaya a entrar el curso próximo en el prenoviciado? ¿Hay algún joven que vaya a poder disfrutar del regalo de la vocación religiosa, que vaya a compartir con nosotros este tesoro? Y si lo hay siempre decimos: ¡Qué suerte…por él y por nosotros!

 

 

Ser religiosos es una suerte, es un regalo. Y la suerte no es otra más que la de contar con Dios como el motor de nuestra vida, la de poder hablar de Él a todo el mundo y en todo momento, la de encontrar riqueza en la pobreza, la de encontrar libertad en la disponibilidad absoluta, la de encontrar amor pleno en el ser para los demás. Hay una canción de Antonio Orozco que lo dice de una manera muy bonita: “No hay más ilusiones que tenerte, más riquezas que quererte, no un pobre más pobre sin Ti”.

 

Gracias Señor por la vocación religiosa.

 

 

 

 

Fernando Bueno ss.cc.

Related