Crónica de Puente-Muro 1

Han pasado solo unos días desde que finalizó Puente-Muro 1. María Mateos, del Colegio Virgen de Mirasierra, ha dejado reposar la experiencia y ahora nos cuenta brevemente lo que ha vivido en Jerez

 

Yo no he ido a una convivencia o a un campamento de verano, yo he ido a una unión en la que no nos enlazamos solo con gente de otras provincias y monitores, también te enlazas de alguna manera con Dios.

Antes no podía decir que era de verdad feliz completamente, era como un oso hibernando en el que cumplía la rutina diaria y mantenía la espPuente-Muro 2016 4eranza de que por fin llegara la primavera y volviese a salir el sol, volvieran a cantar los
pájaros por la mañana temprano y, volviese a sentir el no poder dejar de sonreír, que me duela el estómago de tanto reírme… Esta unión con Dios es más la reconciliación, donde he podido volver a sentir esa pesadez en el pecho que me empuja a hablar con los que tengo cerca, preocuparme por los que están lejos, olvidarme de problemas inexistentes y volver a disfrutar la paz que se respira y se siente cuando tienes al Señor cerca.

Gracias a esta unión he podido volver a ver la primavera, sentirme completa otra vez y en vez de pedirle ser igual de feliz e inocente como era antes, le doy gracias por ayudarme y acompañarme en este camino hacia la plenitud.
Ahora Dios se ha convertido en mi refugio, donde sé que él siempre ha estado y estará conmigo aunque pierda la esperanza, aunque caiga, aunque no sienta la fe como antes, el siempre estará ahí para mí y, yo para él.

Puente-Muro 2016 2Recuerdo que nada más llegar a la casa, una compañera dijo que ella podía respirar la tranquilidad, comentario que a todos nos hizo mucha gracia, pero que en el fondo era verdad, se podía oír y sentir la paz del lugar, con las risas de nuestras compañeras de fondo, el nerviosismo por conocer a los demás compañeros…   Nos recibió una novicia y fue encantadora, se llama Angele, y en cuanto sacamos la guitarra se puso a cantar con nosotras.

El siguiente día llegaron las demás compañeras y compañeros con los que íbamos a compartir el antes y después en nuestras vidas, y en verdad, estoy contenta de haber compartido esta experiencia con cada una de las personas presentes entre monitores y compañeros.

Es una experiencia que vale muchísimo la pena en la que se crean muy buenas amistades y que nos ha hecho crecer y enriquecernos como personas.

“Dios quiere lo que tú quieres cuando quieres hacer el bien”.

Puente-Muro 2016 1

 

Artículo anterior

La entrevista: Ana Diéguez

Artículo posterior

Crónica de Puente-Muro 2

Related