Crónica de la Peregrinación ss.cc.

Loreto e Inma son dos jóvenes de Sevilla que desde pequeñas, gracias al Colegio San José, han crecido rodeadas del carisma sscc. Conocían por encima la historia del origen de la Congregación, pero esta peregrinación ha sido un viaje en el tiempo que les ha permitido conocer mucho mejor esta historia y el carisma.

 

Quizás, es cierto que cuando nos propusieron realizar este viaje, nuestra ilusión estaba en vivir la experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud, pero no éramos tan conscientes de lo que significaría para nosotras la peregrinación, un proceso de preparación y conocimiento de las raíces de los SS.CC.

En esta aventura en la que nos embarcamos el 17 de Julio, fue esencial la primera oración que tuvimos en Barcelona, donde nos dieron la clave: “déjate sorprender”, para así, estar plenamente abiertas a llenarnos de todas las experiencias que en este camino íbamos a poder vivir. Y eso hicimos, nos dejamos sorprender por las historias, los lugares y los momentos de oración.

2016. Peregrinacionsscc 3Poitiers y Usseau (Francia), fueron las ciudades donde comenzamos todo el proceso de peregrinación y donde profundizamos sobre el origen de la Congregación. Sin duda, las historias del Buen Padre y la Buena Madre, nos ayudaron a entender cómo incluso en contextos de guerra y revolución, no abandonaron su Fe, sino que se refugiaron en ella aun sabiendo que hacerlo podría suponerle la muerte.

En Usseau, visitamos el Granero de la Motte, lugar donde el Padre Coudrin estuvo viviendo su Fe en clandestinidad durante 5 meses. Uno de los momentos más emocionantes de toda la peregrinación, fue el tener la oportunidad de realizar allí, una adoración por turnos. El poder orar de noche, durante 45 minutos, en una habitación en la que ni siquiera podíamos ponernos en pie, nos hizo acercarnos a la vida del Buen Padre durante ese tiempo, en los que a pesar de la dureza de las condiciones en las que se encontraba, confiaba plenamente en el Señor. Tanto era así que, este fue el lugar donde soñó con la idea de crear una “Asociación de hombres y mujeres” que proclamasen el amor inmenso del Señor. Esto, supuso para nosotras una experiencia de Fe, en la que pudimos experimentar otra forma de vivir la oración y entender lo que ésta supuso para Enriqueta Aymer, que encontró en ella su vocación.

2016. Peregrinacionsscc 4En París, concretamente en Picpus, fuimos acogidos en la residencia de los hermanos. Gracias al hermano Bernard y a Alphonse, que nos acompañó durante toda la peregrinación por Francia, pudimos conocer la trágica historia que infundía esa calle, donde fueron guillotinadas mil trecientas personas en un mes en tiempos de la Revolución. La visita al cementerio donde fueron enterrados nuestros fundadores y hacer adoración perpetua en la Iglesia de la residencia, fue sin duda un gran privilegio.

Como no podía ser de otra manera, quedamos enamoradas de cada rincón de París: La Basílica del Sagrado Corazón, la torre Eiffel, las vistas desde las torres de Nôtre Dame, el Arco de Triunfo, la Sainte Chapelle, la Avenida de los Campos Elíseos y el inolvidable paseo en barco por el Río Sena.

2016. Peregrinacionsscc 2
Tras conocer un poco más de la congregación, pusimos rumbo Lovaina (Bélgica), ciudad del Padre Damián de Molokai, donde fuimos acogidos por los hermanos que allí se hospedan y por familias que, como nosotros, forman una comunidad en la parroquia. Ese día fue mágico. Los paisajes verdes y el buen ambiente que se respiraba allí nos enamoró a todos. Puede que fuera ese encanto de la ciudad lo que nos hizo sumergirnos tanto en la admirable vida de entrega y amor que llevó el Padre Damián, y lo que hizo más mágico aún el rato de adoración que tuvimos la suerte de hacer en la cripta donde nuestro querido San Damián está enterrado. Sin duda un ejemplo de vida, que una vez más, nos marcó en este viaje.
Ya sólo nos queda agradecer. Agradecer a toda la congregación de los SSCC, que nos ha demostrado una vez más la bonita familia de la que formamos parte, por darnos la oportunidad de conocer de cerca la admirable historia que nos ha traído hasta hoy con el único objetivo de anunciar el Evangelio. Por supuesto, todo este viaje, del que os hacemos partícipes en estas palabras, no hubiera sido igual sin cada uno de los peregrinos que nos embarcamos en la aventura; amigos, personas conocidas y desconocidas que teníamos algo en común: una inmensa ilusión porque esta experiencia nos hiciera crecer en la Fe, sin importar las horas de autobús, las noches en el suelo y los días sin descanso.

Nos “dejamos sorprender”, y no ha habido sorpresa mejor.

 

Loreto Mezquita e Inmaculada Campillo

Parroquia Sagrados Corazones de Sevilla

 

Artículo anterior

Crónica de ULM 1

Artículo posterior

Crónica de ULM 2

Related