Crónica de la JMJ Cracovia 2016

La guinda al #veranosscc ha sido la JMJ de Cracovia. Un grupo grande de jóvenes vinculados con la Congregación participó junto tantos otros jóvenes cristianos en este macroencuentro. Desde la madrileña parroquia de San Víctor, Daniel Chaparro, “Chapa” para todos, nos cuenta con detalle su experiencia.

 

Las Jornadas Mundiales de la Juventud, celebradas en la ciudad de Cracovia (Polonia), donde nació y fue obispo San Juan Pablo II se centraron en la misericordia y en la figuras de Santa Faustina y San Juan Pablo II. La primera es célebre porque se le apareció en varias ocasiones el Jesús Misericordioso. El Papa San Juan Pablo II soñó e impulso dichas jornadas.2016. JMJ 2

Empezamos la JMJ tras un duro viaje de 1.300 kilómetros desde Lovaina (Bélgica) hasta la localidad de Bochnia, al este de Cracovia, donde nos alojamos. Esta localidad acabó pareciendo una ciudad española ya que la gran parte de los españoles que asistimos a la JMJ nos alojamos allí. En general nos acogieron como unos excelentes anfitriones.

El primer día comenzó con la visita de los peregrinos a los campos de concentración nazis de Auschwitz y Auschwitz Birkenau. El recorrido por estos campos no lo pudimos experimentar de lleno debido al gran número de gente que asistimos ese día y porque no pudimos verlo al completo, pero aun así me conmovió y me impresionó. Es un lugar donde en todo momento intentas buscar el amor de Dios ante las barbaridades que allí se cometieron, un lugar donde ni siquiera nos salió hacernos una foto, selfie…

El día acabó con actuaciones preparadas para los españoles en la plaza de Bochnia.

2016. JMJ 5El segundo día, miércoles, empezó con una catequesis por parte del obispo de Ávila Monseñor Jesús García Burillo, en la que explicó “cómo el Espíritu Santo guía a Jesús igual que ha guiado a los jóvenes hasta la JMJ para que puedan descubrir el plan que tiene el Señor para cada uno de ellos” y la tarde consistió en la visita a la ciudad de Cracovia y terminamos el día con la confraternización, en un Pub del centro, entre nuestro grupo de peregrinos y peregrinos de otras nacionalidades.
El jueves por la mañana visitamos las minas de sal de Bochnia, unas de las minas de sal más antiguas del mundo. Me resultaron impresionantes por su profundidad y por la dedicación que demostraron desde su fundación los mineros. Además tuvimos la suerte de celebrar en la capilla de la mina una celebración de la palabra. Después fuimos hacia el campus Blonia para celebrar la ceremonia de acogida con el Papa Francisco, quien tras la presentación se dirigió a los jóvenes con un mensaje claro, resumido en que le resultaba doloroso ver a los jóvenes que se jubilan mucho antes de tiempo, que tiran la toalla desde el minuto uno y que es Jesús quien nos llama a cuestionar nuestra actitud, a levantarnos tras nuestra caída con una fuerza renovada, a mirar lejos y luchar por un mundo mejor.

2016. JMJ 6El viernes por la mañana, algunos nos dirigimos en peregrinación a los santuarios de Santa Faustina y San Juan Pablo II. Más tarde volvimos al campus Blonia para celebrar el vía crucis junto al santo padre, donde de nuevo nos trasmitió un mensaje claro centrado en “Tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme” (Mt 25,35-36). Con una explicación de la presencia de Dios en el sufrimiento, en el dolor, la guerra…. Y la respuesta fue clara: Jesús está en ellos, haciendo especial recuerdo a los hermanos Sirios. Afirmó que estamos llamados a servir a Jesús crucificado sirviendo al marginado, al sediento, al que sufre… haciendo especial hincapié en las obras de misericordia y en que la humanidad necesita de los jóvenes como nosotros, que no quieran vivir sus vidas “a medias”, jóvenes dispuestos a entregar sus vidas para servir generosamente a los hermanos más pobres y débiles, a semejanza de Cristo. Si uno que se dice cristiano no vive para servir, no sirve para vivir.

El sábado, tras preparaciones logísticas, nos fuimos hacia el campus misericordia donde celebramos la vigilia por la noche, dormimos y por la mañana celebramos la eucaristía final. Este traslado fue algo duro, primero por la espera a los trenes y por la siguiente caminata desde la estación hasta el campus.

2016. JMJ 3La Vigilia fue emocionante primero por el silencio contemplativo de adoración al santísimo que se vivió entre tanta gente y después por un mensaje que nos sonaba de algo, el de las dos posiciones que podemos tomar, la de ser muro, sofá, la de la comodidad o la opción de ser puente, la de jugárnosla, la de preguntarnos qué misión tiene Dios para nosotros, la de jóvenes con zapatos que salen a la calle, la de ser protagonistas de nuestra historia, historia que pide que la defendamos con nuestra dignidad y que no dejemos que sean otros los que decidan nuestro futuro.
Tras la noche comenzamos a prepararnos para la eucaristía final, eucaristía en la cual la lectura fue la del encuentro de Jesús con Zaqueo (Lc 19,1-10) y en la que el Papa comentó que Jesús desea encontrarse con nosotros, que no debemos sentir que no estamos a la altura y que no hay defecto o pecado que le haga cambiar de idea. Además de un llamamiento a que la JMJ comienza hoy pero continúa mañana, en casa, porque es allí donde Jesús quiere encontrarnos a partir de ahora, en el día a día. Que el evangelio sea nuestro y sea nuestro navegador y que al igual que Zaqueo, Jesús nos llama por nuestro nombre.
2016. JMJ 4Con la proclamación de que la próxima JMJ va a ser en Panamá, concluyó la JMJ de Cracovia.
Para terminar, doy gracias a Dios por esta JMJ además de la peregrinación por los sitios congregacionales. Ha sido una experiencia inolvidable que me ayuda a empezar con más fuerza esta nueva etapa, de la que me llevo muchas amistades, además del encuentro con Jesús mediante la experiencia de Dios y la fe de millones de jóvenes y un mensaje claro del Papa, que quiere una Iglesia abierta, renovada y misericordiosa que vive en el día a día y lucha por un mundo mejor.

 

Daniel Chaparro

Parroquia San Víctor

Artículo anterior

Crónica de ULM 2

Related