Crónica de Discipulado

No todos los años se propone esta convivencia. Quizás por esa razón en esta ocasión se congregó un buen grupo de jóvenes dispuestos a continuar el itinerario de convivencias de verano de la PJVsscc. José Manuel R. Lara, de Jerez, noscuenta en primera persona cómo ha ido la convivencia.

 
2017. Discipulado 2Volver a casa, esto es lo que sentíamos muchos de nosotros al regresar a esa bendita casa del Padre Damián. Muchos de nosotros habíamos pasado por Puente-muro, Pozos y Un Lugar en el Mundo, convivencias que nos había marcado, como pudimos ver en la línea de la vida que hicimos el primer día, por lo que sabíamos que nos esperaba una semana intensa.

 
Comenzamos con muchas ganas, volviendo a ver a personas que hacía tiempo que no veíamos y conocer a otros muchos. Tuvimos el primer contacto con Dios, y nos dimos cuenta de algo que nos había pasado desapercibido durante estos años, Jesús nos habla mediante su palabra, y nos habla a cada uno de nosotros. Y todas estas reflexiones individuales las compartíamos luego en los grupos en los que había personas que días atrás no conocíamos aunque te ayudaban, nos ayudábamos.

2017. Discipulado 96
Aunque no tuviéramos la edad que teníamos cuando fuimos a otras convivencias, el espíritu de niños lo seguíamos manteniendo, y lo pudimos ver en los tiempos de piscina, jugando al Kia o al lobo, con piques incluidos.Poco a poco íbamos comprendiendo que somos discípulos de Jesús, que nos quiere como a nadie a cada uno de nosotros. Muchos teníamos miedo, dudas, no sabíamos qué quería Dios de nosotros, si vamos por el camino correcto… Lo que teníamos claro es que Dios nos quería justo donde estábamos, en esa casa, y teníamos que tener paciencia para saberlo.

 
2017. Discipulado 1Llegó la confesión, donde Dios no nos arreglaba, como si estuviéramos estropeados, sino que nos renovaba, nos hacía personas nuevas, qué bendito regalo. Una celebración emotiva, con los cantes que muchos aprendimos en otras convivencias y tan bien recordábamos.
Terminó como todas, con fiesta y alegría, tranquilos y desahogados; aunque en el fondo con pena, porque teníamos que despedirnos de las personas con las que habíamos convivido esa semana, aunque la despedida era clara “hasta pronto”. Ahora toca lo más difícil, ser buenos discípulos de Jesús, sabiendo que Él confía en nosotros, y a esperar a la próxima convivencia, encuentro, campo de trabajo… y seguir por este maravilloso camino.

 

José Manuel R. Lara, Parroquia San Pablo de Jerez

 

Related