Crónica convivencia Anunciar (Jerez)

El pasado viernes 20 de Octubre un pequeño grupo de jóvenes de Sevilla y Malaga llegabamos a la casa de Jerez con las ganas de siempre, con la intención de hacer un parón en medio de nuestras vidas y nuestros estudios y dedicarle un tiempo a nuestra fe.

Esta vez éramos un grupo más reducido, lo que no impidió que nos metiéramos de lleno en la dinámica de la convivencia “Anunciar” y que nos llevemos en la mochila una nueva experiencia de encuentro con Dios cargada de momentos de reflexión, oración, conversaciones y, por supuesto, de risas.

Anunciar al mundo el reino de Dios, traer el reino De Dios al mundo, esa es la misión de los cristianos y con esta idea comenzamos la convivencia. Bien temprano el sábado por la mañana nos montamos en los coches rumbo al convento de la Cartuja de Jerez, donde se encuentran las hermanas de Belen. La idea era conocer cómo ayudan a la misión estas hermanas, para lo que nos recibió la hermana Cruz Belén que nos contó su experiencia y a la que pudimos preguntar nuestras dudas. Tras esto y un pequeño rato de oración cogimos los coches de vuelta a la casa, donde nos esperaba Paco Bernal para contarnos cómo ayudaba él a esta misión, su historia con Dios y a que se dedica dentro de la parroquia de San Fernando. Enseguida captó nuestra atención con su historia, su sinceridad y su buen rollo.

Por la tarde más testimonios, otra vez todos a las furgonetas, música a tope y rumbo a la parroquia de Jerez. Allí nos esperaban Curro, Arancha y Silvia para explicarnos el importante papel que ejerce la parroquia sobre el Barrio, por el cual tuvimos tiempo de dar un paseo. Resulta increíble cuanto puede hacer la parroquia por las familias del barrio de San Telmo.

Ya de vuelta en casa tocaba un momento de reflexión personal y en grupo, después de tanto testimonio toca ver qué hacemos nosotros y qué queremos hacer, qué nos pide Dios y qué nos impide seguirle.

Por la noche se dio uno de los momentos más emocionantes, la adoración, era momento de ponerse delante del señor y ofrecerle todo lo que habíamos vivido y reflexionado.

Tras esto cambio de registro, música y juegos como toda convivencia que se precie. Al finalizar el furor todos a la cama a luchar con los mosquitos que dieron batalla, nos esperaba un día intenso.

El domingo estuvo marcado por la eucaristía que nos sirvió para poner punto y final a un gran fin de semana, irónicamente era el domingo mundial de las misiones.

Esa tarde nos despedimos y pusimos camino a nuestras respectivas localidades, aunque como siempre no volvíamos iguales, volvíamos con más ganas, con fuerzas recargadas y una experiencia inolvidable a nuestra espalda.

Ya desde casa solo puedo dar las gracias a Dios por este fin de semana, por los catequistas que nos han acompañado, por la gente que ha formado parte de él, por todos los que nos han regalado su testimonio, por cada oración, por cada reflexión  y por esta casa que consigue año tras año que pongamos a Dios en el centro de nuestra vida.

Ahora nos toca a nosotros encontrar nuestro camino y Anunciar

Fátima Pelaez (Colegio San José)

Related