Crónica Contemplar II (Zona Norte)

Durante el fin de semana pasado los alumnos de cuarto de la ESO de los distintos colegios de España de la Congregación de los Sagrados Corazones como el de Mirasierra, el de Miranda, El de Barcelona o el de Martín de los Heros, han tenido la oportunidad de asistir a la convivencia anual en el Escorial llamada Contemplar.

En el desarrollo de la convivencia, los catequistas buscamos que rompieran las barreras de la vergüenza y entendieran el valor de compartir tanto material como sentimentalmente, poniendo la cena en común y realizando unos juegos muy dinámicos de presentación para ello, donde tanto catequistas como catecúmenos disfrutamos mucho. Para finalizar la noche y para sentir que estábamos en una convivencia, que está enfocada a que crezcamos en la fe, rezamos, además de intentar entrar en una actitud relajada y conseguir que todos nos durmiéramos lo antes posible, cosa que suele ser difícil ya que los cuartos estas formados por chavales deseando contarse entre ellos los experiencias vividas, lo que es ciertamente comprensible.

Amanecimos con el sábado cargados de entusiasmo, viendo la película del Show de Truman, con la finalidad de sacar algo de la misma, por lo que para ello se formaron unos grupos de reflexión destinados a poner en común nuestras ideas y así aprender del otro. Con la película profundizamos en cómo vivimos en un mundo de caratulas y convencionalismos, donde todo está establecido, haciéndonos sentir como atados por el mundo que no nos deja ser nosotros mismos, por miedos algunos muy primarios como el fracaso o la soledad y otros más enrevesados propios de cada uno, lo cual enganchará con la dinámica del domingo.

Durante la tarde tuvimos la suerte de poder escuchar una emotiva charla del recién ordenado cura Fernando Bueno, dándonos a conocer la suerte y el regalo de la vida cristiana, de cómo a todos y cada uno de nosotros nos hace libres con la capacidad de amar, superarnos y sentirnos apoyados. Con esto en mente les regalamos un tiempo para pensar, reflexionar y hacerse preguntas, porque la mejor forma de conocerse a sí mismo no es hacerse afirmaciones, sino hacerse las preguntas más adecuadas que de primeras rechazamos por su complejidad. Algunos profundizaron más que otros ya que en 45 minutos poco se puede hacer. Por la noche nuestras catequistas venidas desde África de las que hemos podido aprender muchas cosas, organizaron la velada con el rato de la adoración, una oración diferente a la normal en la que conocimos mas la Palabra del Señor. Para finalizar el día, los catequistas organizaron unos juegos con bailes y canto para divertir a los chicos, cosa que se puede ver que consiguieron viendo lo reacios que fueron a irse a la cama.

Salió el sol y todos supimos que iba y fue el último día de esta gran convivencia. Comenzando con una dinámica relacionada con lo visto en el día anterior, descubriendo que Jesucristo y su palabra son el camino para librarnos de esas ataduras del mundo. Por último, para despedir la convivencia, siendo el día del Señor, celebramos una Misa con la colaboración de todos, donde la música y en canto fueron los amenizadores de la misma.

 

Poco a poco los grupos se fueron yendo y nosotros también, pero lo vivido nunca se ira, puede parecer raro incluso incomprensible como un solo fin de semana puede ser tan potente, dando lugar a amistades unidas por la fe que posiblemente nunca se romperán y dejando una huella grande.

Esta convivencia ha sido para mí, la primera a la que aquí, un servidor, he acudido como catequista, fortaleciendo mi fe y lo claro que tengo el hacer la Confirmación, afirmando que quiero seguir vinculado a los valores y a la vida cristiana, y desde luego me llevo un grupo excelente del cual he aprendido mucho y que en absoluto han dado problemas, que han sabido estar en cada momento. Por lo que sí, se la recomendaría a todo el mundo.

¡¡VIVAN LOS SAGRADOS CORAZONES!!

Javier Sebastián (Colegio Martín de los Heros, Madrid)

Related