Convivencia Vivir 2 (Jerez)

Soy un joven de la parroquia de los remedios de los Sagrados Corazones. Llevo mucho tiempo en catequesis y, por lo tanto, ya son muchas convivencias vividas. A pesar de todas a las que haya podido asistir, he de decir que consiguen de alguna forma crearte una sensación de bienestar, de sentirte lleno como persona y, por supuesto, como cristiano.

Afortunadamente, he podido asistir a la convivencia de invierno titulada “vivir”, en la cual se han tratado temas sobre el paso de convertir tus fragilidades en fortalezas con la ayuda y amor de Dios, y el significado que tienen el pan y el vino como símbolos de la Eucaristía.

Cuando se asiste a una convivencia una pregunta posiblemente común en muchos puede ser: ¿Merecerá la pena? Lo más curioso es que la gran mayoría de las personas que participan confían en que no van a llegar a sus casas decepcionados por los días vividos, ni serán los mismos que antes, ya que, de alguna manera, tu forma de ver las cosas cambia. ¡Para bien, claro está!

En mi caso, me gustaría contaros que tras haber vivido la convivencia de verano “Pozos”, las ganas de vivir otra convivencia eran enormes. Ponía fe en salir de jerez “lleno”, con ganas de compartir todo lo vivido y, sobretodo, poner en práctica lo aprendido. Aun así había algo que me condicionaba, ya que iba a ser poco el tiempo que íbamos a estar fuera de rutina, pero, una vez más, se me ha demostrado que por muy poco que dure, la experiencia puede ser muy intensa. Se puede decir que la he aprovechado como si hubiese estado una semana y de esta forma conseguir llegar contento a casa.

Hemos asistido exactamente 17 jóvenes y 4 monitores. La pena es que parte del sentido que tienen estas convivencia es el reencuentro tan emocionante que experimentas con gente de otras localidades, y nosotros, desgraciadamente, no la hemos podido experimentar ya que éramos todos de la misma localidad. Aún así la convivencia no nos ha dejado de sorprender. Personalmente pensaba que por ser menos gente nos afectaría, ya que estoy acostumbrado a convivir con grupos de hasta más de 50 personas, pero esto ha hecho que los pocos que estábamos, congeniáramos muchísimo, y eso me ha encantado.

En esta experiencia tan recomendable, me gustaría añadir que los monitores están siempre a tu disposición, puedes contar con ellos cuando sea, para lo que sea. Si necesitas tiempo para hablar, ellos te lo ofrecen sin problema, si te sientes perdido, ellos se encargan de ayudarte para que te encuentres poco a poco. En general esta convivencia me ha ayudado mucho no solo a resolver dudas que se me planteaba con los temas tratados en el mismo momento, sino también con preocupaciones y preguntas que tenía sin resolver antes de llegar, y que, por supuesto, han sido tratadas de la mejor forma posible.

Algo que a mí en especial me encanta de las convivencias es que siempre van a conseguir que todo lo que tú pensabas que no tenía nada que ver contigo, con tu vida, cobre sentido y puedas relacionarlo personalmente con tus experiencias del día a día. Por ejemplo, en uno de los talleres que hicimos como dinámica para comprender bien el significado de la Eucaristía, pusimos unos carteles en los que se especificaba cada una de las partes que se sigue en una misa, y cada una de ellas con una pregunta a la que tú tenías que responder, de manera que te ayuda a que ahora la Eucaristía cobre más sentido dentro de tu vida. Así, la forma que yo tenía de vivir la Eucaristía ha cambiado completamente.

Todas estas explicaciones con dinámicas bastante entretenidas y charlas que “rematan” el tema tratado por si algo no te queda claro. Estas experiencias, como conclusión, son inolvidables. Te llevas todo tipo de sensaciones y tu felicidad aumenta muchísimo, ya que, de alguna forma, te sientes completo, y lo mejor es poder compartirlo con todas las personas que en ese momento tienes a tu alrededor, tanto monitores, como otros jóvenes. Estoy encantado de haber vivido esta convivencia. Como siempre, me quedo con ganas de más y de descubrir esas nuevas experiencias que Dios me tiene guardadas en las convivencias de Jerez.

Martín Varela (Sevilla)

Related