Convivencia La Comunidad (Zona Sur)

Empecé el viaje con ganas pero con miedo, verdaderamente ¿Era la mejor opción pasar un finde en la casa de jerez? Varios de mi comunidad habían dicho que no en el último momento, y las dudas me habían llegado a mí, ¿y si mejor me quedo en Sevilla?

Finalmente me decidí a ir, llegamos cenamos y toca el momento de conocernos. El grupo que fuimos era muy reducido y conocía a todos, aunque a algunos no los veía desde hace más de cinco años! Da mucha alegría volver a reencontrarme allí con ellos.

El primer día empezamos acordándonos de todos los que formamos comunidad, encendimos una vela por cada miembro de la comunidad, era muy importante que todos estuviésemos presente de alguna manera durante el finde.

Empezamos con la pregunta que hemos venido a resolver “¿Qué es comunidad?” Casi dimos con la respuesta, o eso creíamos porque al terminar el finde. Quizás nuestra idea había cambiado un poco.

Llega el momento de pensar a solas, ese momento que tanto temo porque es justo ahí en el que las dudas se me disparan pero a veces es muy necesario. Me tumbo en el césped y respondo a las preguntas pensando en mi comunidad, llega la hora de compartir, lo que más me cuesta… pero bueno al igual que me gusta a mí y me ayuda las ideas de los demás tendría que mostrar las mías, en ese momento justo te das cuenta de la diferencias que existe entre unos y otros, y de la idea clave, porque estamos allí, que es lo que nos une y tenemos todos en común, Jesús. Ya empezamos a construir todos un poco de nuestra idea de que es comunidad.

Con ejemplos gráficos se ve mejor, así que después de comer vemos unos videos, es impresionante la manera de ver de cada persona y de cómo se puede sacar tanto de dos minutos de una película.

Vienen tres personas a dar testimonio, creo que es muy interesante como personas que han pasado por nuestra edad nos expliquen un poco su idea de comunidad, con sus experiencias y con el recorrido que llevan.

Por la noche decidimos hacer una adoración nocturna, a mí me tocó a las 3h30 de madrugada, primero pensé que locura, no creo que sea capaz de aprovecharlo, suena la alarma y bajo con mi compañera. De esto solo puedo deciros que si tenéis la oportunidad hacerlo, llevo un tiempo dándole vuelta y no me salen las palabras para expresarlo, creo que hay que vivirlo.

Llegó el domingo, ¡qué rápido ha pasado el finde! Con todo lo reflexionado e ideas que teníamos en la cabeza acabamos escribiendo una carta a nuestra comunidad. No soy mucho de expresar las cosas pero creo que es importante de vez en cuando decirle a la gente lo que uno siente, pero cuando uno se para a pensar a mí solo me salían palabras de agradecimiento.

Termino diciendo que no sabéis lo afortunada que me siento de pertenecer a mi comunidad y deciros que si tenéis un poco de tiempo pararos a pensar que le diríais a vuestra comunidad, por lo que compartieron mis hermanos, salen cosas maravillosas que van más allá de un encuentro semanal.

Postdata: Gracias de nuevo a la casa de Jerez, por acercarme más a Dios, por sentirlo más cerca, por darme la oportunidad de compartirlo con persona maravillosas experiencias inolvidables.

Gabriela del Valle (Comunidad 19, Parroquia Sagrados Corazones)

Artículo anterior

Fotopalabra: Los espinos

Artículo posterior

Pascua de Jerez: Jueves Santo

Related