Con otra mirada: “Seres ¿sobrantes?”

Hace ya tiempo que Donald Trump ganó unas elecciones. Otros de su pelaje en Holanda, Austria,  Inglaterra o Francia pueden hacerlo. De otro pelo, en España Podemos se rearmó hace un tiempo. Populistas, dicen, de izquierdas o derechas. Los primeros contra los ricos por serlo, los demás contra los de fuera también por serlo. Seres sobrantes los llamó el Papa.

2017-4 Papa Francisco

El Papa Francisco ha advertido sobre el peligro de quienes excluyen a otros considerándolos “seres sobrantes”.

Triunfa lo propio, nos molesta lo que llega. Quizá porque llegan pobres y buscan lo que tenemos  o nos sobra. Si fueran guapos y ricos no nos molestarían tanto, salvo a los de Podemos. Proponemos muros, físicos o invisibles. Detestamos a Trump porque es zafio, mal encarado y se tiñe el pelo. Pero también convendría un poco ese autocrítica, eso que nos cuesta tanto.

Todos hemos estado o podido estar en un Box de urgencias. Una vez necesité uno, pero estaban todos llenos de niños marroquíes con sus madres y allegados, que no hablaban español.  Como no se sabe qué tienen, solo se sabe que lloran y en árabe, nadie se atreve a darlos de alta. Después de 4 horas y un apaño una doctora me lo explicó. Y un señor a mi lado comentaba, con aprecio general del público presente, que la seguridad social debía atender antes a los españoles que para eso pagamos impuestos.

"Por ser de aquí o de allá no es uno mejor. No hay tierra de la promesa ni pueblo elegido," Fotografía: T. Vaerman (www.unsplash.com)

“Por ser de aquí o de allá no es uno mejor. No hay tierra de la promesa ni pueblo elegido,” Fotografía: T. Vaerman (www.unsplash.com)

Eso dice Trump, que lo suyo es para ellos, que una señora de Kentucky es antes y mejor que una  de Guatemala. Y que a las señoras de México y a sus niños se les pone una valla. Y que a los que lleguen se les da una patada en salva sea la parte porque son mejores los de casa. Y que la policía ladra a la gente en un aeropuerto porque no hay derecho a que les molesten.

Por ser de aquí o de allá no es uno mejor. No hay tierra de la promesa ni pueblo elegido, al menos desde que Jesús viene a este mundo lleno de personas, no de nacionales ni de pueblos. Ganarán elecciones porque somos así, también Hitler las ganó. Pero no ganarán el corazón de las personas de buena voluntad. Al menos eso espero.

Nacho Moreno ss.cc.

Related