Con otra mirada: “La revolución del ‘carpe diem'”

Seguro que cualquiera que se acerque a estas líneas conoce la expresión carpe diem.  Traducido del latín significa ‘toma el día’, que vendría a decir ‘aprovecha el momento’.   Así pues, desde los tiempos en que el romano Horacio lo escribiese en uno de sus poemas, carpe diem ha sido una llamada a vivir el presente sin pensar en el futuro, un alegato a favor de disfrutar de aquello que nos apetezca sin dejar pasar ninguna oportunidad, un canto al hedonismo y al placer. No es extraño este pensamiento en una sociedad que con frecuencia confunde diversión con ser feliz o tener con ser.

Pero, verdaderamente ¿qué significa aprovechar el momento?, ¿qué actitudes dejan huella en los otros?, ¿qué experiencias son transformadoras y auténticas en nuestras vidas? 

Hacer de cada día el último quizás no tenga tanto que ver con desfasar y dejarnos llevar por modas sino con vivir intensamente con amor y desde el amor.

Healing-Hands

“Hacer de cada día el último quizás no tenga tanto que ver con desfasar y dejarnos llevar por modas sino con vivir intensamente con amor y desde el amor.” Imagen del artista hawaiano Rik Fitch.

Son muchos y muchas las que nos impulsan y animan con su ejemplo a vivir un carpe diem con otra mirada, pleno de sentido.

Hoy pienso particularmente en dos. El primero, Pablo Ráez, el joven malagueño que hizo de su enfermedad un manantial de solidaridad.  Él decía: “la muerte no es triste, lo triste es que la gente no sepa vivir”.

El segundo, en un día como hoy, San Damián de Molokai. «Hasta este momento me siento feliz y contento, y si me dieran a escoger la posibilidad de salir de aquí curado, respondería sin dudarlo: “Me quedo para toda la vida con mis leprosos”».

 

Seguimos en tiempo de Pascua. Celebramos el paso de la muerte a la Vida.  Ojalá seamos capaces de vivir desde la alegría, aprovechando cada instante para hacer, como decía la canción, “un mundo más amable, más humano, menos raro”.

Luis Egea

Related