Con otra mirada: “Descansar”

Cuando este suelto se publique estaremos a las puertas del verano. Anteceden calores y playas, ya llenas, y tirar de chancla y ropa corta. Queremos descansar sin saber a veces de qué o por qué. Una primera nota es que para descansar uno tiene que haberse cansado.

Vivimos un tiempo un pelín “flojo”, abunda el anuncio de “estoy reventao” o “ay, qué cansada estoy”, vale casi cualquier cosa: una tarde estudiando, algún trabajo inusual, el calorcito o simplemente el aburrimiento. Algunas veces es verdad, otras no. Queremos descansos para tendernos al sol o a la sombra, para dejar lo normal, para irnos a otro sitio o para forrarnos a comer y beber. Volvemos llenos de kilos y agotados de actividades que mejor no haber hecho. Y eso sí, repetimos, aunque sea en otro sitio, o en el mismo.

Parece un horizonte muy corto. Seguramente nos preocupan muchas cosas pero para tantas personas lo del verano es una fundamental. Millones de desplazamientos que no sabemos cómo se cuentan, si de ida o de venida. Dinerales en billetes de aviones y trenes, gasolinas de coches y apartamentos, hoteles y sitios exóticos. Todo incluido, para no salir del agujero y amarrarse a un grifo de cerveza. Nos reímos de los guiris, pero al final hacemos lo mismo, somos guiris sin saberlo.

Fotografía: K. Ryan (unsplash.com)

Fotografía: K. Ryan (unsplash.com)

Propongo hacer algo distinto, lo que no podemos con el agobio del tiempo frío del trabajo, que a veces solo valora quien le falta: pensar en otros, dejar de mirarnos a nosotros mismos, a los cansancios y a los lamentos. Propongo dedicar una hora al día a pensar, leer una novela, ¿solo una? bueno al menos una, rezar unos minutos, mirar al mar un poco en la playa, andar por un monte y tratar de ver quién ha hecho algo tan bonito si lo es..  Propongo dar gracias a quien lo proporciona todo, incluido el aburrimiento. Propongo dar gracias a Dios por poder ir a algún sitio a hacer lo descrito, tan insensato a veces, y tan buscado. Es un bienestar casi siempre inmerecido y tantas veces exagerado. Al menos, gracias.

Feliz verano en la medida de lo posible, que será mejor si ponemos algo de nuestra parte, con otra mirada, lejos de nosotros mismos.

Nacho Moreno ss.cc.

Related