Con arte religioso: Disputa con los doctores (Paolo Caliari, el veronés)

Es un cuadro del gran pintor veneciano Paolo Caliari, el veronés, del siglo XVI, obra de 1558, que está en el museo del Prado.

Si observamos la pintura, vemos un espacio muy amplio, abierto, no el espacio cerrado y circular al que nos tienen acostumbrado los artistas cuando representan el templo de Jerusalén. El pintor, además, sustituyó la silla-trono en la que se sienta Jesús por una escalinata que culmina en la figura del Jesús sedente, enmarcado por dos grandes columnas.

El punto de vista bajo empleado resalta la arquitectura y la figura del joven Jesús. Los demás personajes quedan a un nivel más bajo, consultan las sagradas Escrituras y discuten sobre las palabras de Jesús, con la mirada fija en Él. Al fondo de la escena, entre el público, se insinúa las figuras de José y de María que, después de buscarlo durante tres días, encuentran allí a su hijo. El uso de la luz agranda aun más el espacio pictórico en el que se desarrolla la acción.

La obra nos muestra un conocido pasaje del Evangelio de san Lucas (Lc 2,41-52), que describe a Jesús explicando la ley a los doctores, a quienes escucha y pregunta: “Al cabo de tres días lo encontraron en el Templo sentado en medio de los doctores, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que le oían estaban sorprendidos de su inteligencia y de su respuestas”.

Y bien, ¿Qué puede decir este cuadro a los jóvenes de hoy en día, a todos nosotros?. Creo que varias cosas y muy sustanciales todas ellas. Jesús, a pesar de su juventud, es un líder firme y seguro, convencido de la Verdad de sus ideas pero también, y lo más importante, sensato, que no impone sino que escucha y pregunta.  Y los demás se sorprenden y es ésta actitud  la que parece trascendental.

Jóvenes, adultos, mundo de hoy…¿Escuchamos?, ¿preguntamos? O, ¿nos dejamos seducir por ideas vacías, sin contenido? ¿Preguntamos cuando no sabemos o nos da miedo o vergüenza de que descubran nuestras debilidades? ¿Nos dejamos aconsejar o somos tan orgullosos que creemos poder valernos nosotros mismos?

Hoy más que nunca nuestro mundo necesita sensatez, gente atrevida y valiente, con ideas claras, que sepa ayudar y pedir ayuda, que acepte los consejos que otros puedan darles para actuar en la vida con sabiduría y rectitud. Se necesitan personas auténticas que sean puntos de referencias. Y la conclusión es inmediata: Jesús es una de ellas.

Sería una buena opción escucharle atentamente y sorprendernos con sus inteligentes ideas, como hacen los personajes del cuadro.

Félix Marcos

Colegio Sagrados Corazones – Martín de los Heros (Madrid)

Related