Tiempos fuertes

Busca un espacio para estar tranquilo y ponerte en presencia del Señor. Trata de dejar al margen tus preocupaciones y tras un momento de silencio, comienza la oración en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. El adviento es tiempo. Seguir leyendo