Contempla

Una vez tuve un talento, y lo guardé, para no perderlo. Cuando el momento llegó, no supe encontrarlo dentro de mí.  Y nunca dije que te quise, porque me hacía frágil. Y nunca supe qué quería de mí el Señor, porque no oí su. Seguir leyendo