Carta de un refugiado

 

Un alumno de nuestro colegio de Miranda de Ebro, Alberto González Cubilla, ha resultado ganador del VIII Concurso de Dibujo y Redacción de la Diócesis de Burgos. En su redacción Alberto expresa lo que le gustaría decirle a un refugiado.

 

Hola Mawi:

Te preguntarás quién soy, por qué te escribo, qué quiero de ti. Seguramente estés leyendo esta carta en una tienda de campaña en un desierto, o bajo un árbol intentando resguardarte de la lluvia, o en una barca medio destruida perdida en medio del mar. Sin embargo, te pido que leas con atención.

Para empezar, me gustaría presentarme. Me llamo Alberto. Soy un adolescente de 15 años que vive en una pequeña ciudad situada al norte de mi país, España. Se llama Miranda de Ebro y, aunque no es una maravilla, se trata de un lugar tranquilo y seguro para vivir.

Bueno, ahora que ya sabes algo de mí, querrás saber por qué sé tu nombre y para qué te escribo. La verdad es que he estado informándome sobre personas como tú -por cierto, aquí os llamamos “refugiados”-. Un día estaba viendo un documental sobre vosotros en su travesía hacia Europa. Los periodistas estaban entrevistándoos uno a uno, cuando, de repente, le preguntaron a un niño con ojos grandes: “Y tú, chico, ¿Cómo te llamas?” Alzó la vista y, mirando fijamente a la cámara, dijo: ” Me llamo Mawi. Soy un niño sin hogar huyendo de una guerra sin sentido; sin principio ni fin. Mi familia murió a manos de un hombre con pistola. Y yo estaría ahora con ellos si no hubiera estado escondido bajo la cama. Ya no entiendo este mundo. ¿Por qué la gente se destruye mutuamente en lugar de amarse los unos a los otros?
No podía quitarme esas palabras de la cabeza. Tenía que dar alguna respuesta a esa pregunta que hiciste. Entonces, tuve claro que tenía que hacer algo por ayudarte, pero, ¿El qué? Me gustaría ir allí, contigo, donde quiera que estés. Llevarte comida, traerte a mi casa donde puedas tener una vida digna y feliz. Pero créeme que es más difícil de lo que parece, y, aunque a ti te parezca sencillo, yo por mi cuenta no lo puedo puedo hacer.

2017. Concurso Miranda 2Por eso lo que pretendo con esta carta es transmitirte esperanza para que puedas continuar tu lucha por vivir. Porque espero hacerte saber que, aunque tú puedas creer que todo el mundo es malo, la mayoría de las personas son gente buena y humilde, que buscan la paz en el mundo y no dudaría en ayudarte si pudiera.

De momento, te doy mi compromiso de que voy a colaborar con una ONG que os reparta alimentos, agua, os dé cobijo en una vivienda digna y que, en definitiva, os haga un poquito más fácil la vida.

Con amor, desde España.
Con el deseo de esperanza, Alberto.

 

 

Related